Aviso por correo

lunes, 14 de noviembre de 2011

Viaje en el tiempo literario...

Me dirijo al cajero con el firme propósito de sacar dinero para NO PECAR más de la cuenta...

Me explico... Es San Jordi, y he quedado con unas  amigas  para asistir a algunas actividades de LA NOCHE DE LOS LIBROS en Madrid" y como me conozco... he dejado la Visa en casa, escondida en lo más recóndito de un cajón... para evitar tentaciones... Así que voy a sacar un puñadito de euros para aguantar el día... (Taxi, comida, libros...) pero es que si no me pongo este tipo de "faja" no acabo el mes...
Llego al cajero... y... Sorpresa!!!
El día empieza bien! "Alguien" ha olvidado un libro! (pues ¡estupendo! eso que me ahorro...) además! Ni más ni menos que EL QUIJOTE! En una edición GUAPÍSIMA de pastas duras (mis favoritos...) ¡Que suerte!
Lo abro y como si fuese una caja de las que salta un muñeco con un resorte de muelle, aparece una dama... Sale del libro, (no sin dificultad...) se estira la falda y me saluda:
 -A los buenos días mi señora. Gusto de verla ¿como está su merced? 
-Bueeeno, bien, perdona... ¿Pero quién eres? ¿Qué hacías dentro de este libro? ¿Como podías caber dentro...?
 -¿Me está usted llamando gorda? Pues que sepa que sobre mí, Don Miguel dice que soy «tiesa, nervuda y avellanada»,
-¿Teresa?
 -Bien dice vuecencia, aunque el bruto de Sancho dice: " Teresona, que le vendrá bien con su gordura y con el propio que tiene, pues se llama Teresa»

 -No me lo puedo creer!!! ¿Sabes? Eres uno de mis personajes favoritos! Te confieso que tengo debilidad por "los secundarios", como Gertrudis la madre de "Hamlet", May Kasahara, del "Pájaro que da cuerda...", Amaranta de "Cien años de soledad", Gwenda de "Un mundo sin fin..."y desde luego... tú, Teresa, la esposa de Sancho Panza.
-Vive Dios, que no entiendo ni pajolera, de lo que ha dicho señora. Estaba deseando salir del siglo XVII...y gracias a vos, lo he conseguido! ¿Podría indicarme alguna posada cercana, y limpia?

-Sería un honor para mí darte posada en mi casa , pero ahora tengo una cita, con una amiga para comer ¿nos acompañas?
-Si es menester…
 -Genial!,  mi amiga va a flipar!!!

 -¿Flipar?
-Bueno, ahora en el siglo XXI, hablamos así...quiero decir, que estará "muy complacida con tu compañía..."
***
Llegamos puntualmente a la Plaza de los Cubos y veo que Ana, mi amiga me espera. A su lado, vemos a un tipo raro fumando en pipa, un tipo…muy muy raro…
 
-¡Hola!

-Hola , veo que traés compañía.

-Si, es Teresa, Teresa Panza 
-Buenas tardes nos de Dios. Mi nombre de soltera fue Teresa Cascajo: "Cascajo se llamó mi padre, pero por ser la mujer de Sancho Panza, me llaman Teresa Panza, que a buena razón me habían de llamar Teresa Cascajo…"
-Encantada, yo soy Ana y él es Sherlock, Sherlock Holmes…
Las miradas de Sherlock y Teresa, se cruzaron y en ese momento...
“Cupido les atravesó con la más certera de sus flechas…”

Parece mentira que el detective alto, delgado, frío, irónico, universitario inglés, proveniente de una acaudalada familia, ingenioso e intelectualmente inquieto, quedase cautivado por una mujer sencilla, vestida de saya parda de catorceno y zuecos, que se aferraba  por instinto de conservación a su condición villana.
Las palabras que salieron de boca de Teresa cuando vio a tan gallardo y emperifollado caballero, las cito textualmente:

-Voy a caer muerta de puro gozo, que ya sabes tú que dicen, que así mata la alegría súbita como el dolor grande…
Y  sin más despedida que un pañuelo  al viento, vimos a los “tortolitos” perderse por la Calle Princesa y confundirse entre la multitud de la Plaza de España…

Entramos a comer, mientras comentábamos lo surrealista de la situación. Ella me contó que encontró: “Estudio en escarlata” sobre el capó de su coche y que al abrirlo, sucedió exactamente igual que con Teresa…

Nuestra siguiente cita era  a las 19.30 en la Biblioteca Nacional, para asistir a la conferencia:"Pasiones inventadas de los escritores" y vemos llegar a nuestra amiga Eva, sobre sus tacones, y cargada de bolsas de la Fnac, La Casa del Libro y Crisol. Viene muerta de risa, acompañada por: Julieta, Madame Tourvel, Lotte, Ana Karenina, y Pentesilea …
-Hola chicas!

-Eva!, no me  digas, que has abierto los libros de "Romeo y Julieta", "Las amistades Peligrosas", "Werther"," Ana Karenina", y algún que otro libro de Mitología Griega… 
-¡Has dado en el blanco! ¿Os importa que nos acompañen? Son súper enrolladas!
-Id entrando que ahora vuelvo…me he dejado “El Quijote” en la cafetería…
Volví rápidamente al café donde  habíamos comido, pero el libro ya no estaba sobre la mesa…

Pregunté a un camarero y me dijo, que acababa de marcharse un caballero, rechoncho que preguntaba por Teresa ... no quiero ni pensar, la que se puede armar si Sancho y Sherlock llegan a encontrarse por la Gran Vía...

2 comentarios:

  1. mira que me lo ha pasado bien leyendo este post!!
    me ha encantado!!!
    muchos besos guapisima!!!

    ResponderEliminar
  2. pd. que soy naná... que tengo sesión iniciada con esta cuenta y claro...
    como con ojos marrones somos mucas, por si no me reconocías...
    mas besos!!

    ResponderEliminar