Aviso por correo

lunes, 28 de noviembre de 2011

Agorafobia (αγοραφοβία)

El despacho es grande, muy grande. Tiene una chimenea alta y el fuego crepita. Hay un flexo sobre la mesa de cristal. Es una mesa enorme, repleta de papeles, periódicos, revistas, libros y con una gran pantalla de ordenador.

El flexo, era de mi padre. Es de color plateado y tiene una bombilla de 100 W. No me gustan las bombillas de bajo consumo, no puede verse el filamento. El filamento de las bombillas, siempre me ha hipnotizado. Ese muelle, que se enciende poquito a poco y se pone al rojo vivo, inundando de luz y calor la estancia.

A la luz de esa bombilla, han nacido muchos de mis asesinos, sus víctimas, los padres de sus víctimas, los vecinos curiosos, la policía... La novela negra, siempre me sedujo y ¡por qué no!, me decidí a probar ese género, desde que la agorafobia gobernaba mi vida.

Las cuatro paredes de mi casa, es lo único que me da seguridad y siempre he pensado que una enfermedad mental, es el mejor caldo de cultivo para que la imaginación se retuerza, se transforme y pueda ser exprimida como una jugosa fruta.

Si, aprovecho mi trastorno para escribir. 

Utilizo el pánico que siento para que mis víctimas se expresen y también he descubierto que el subidón de adrenalina que se siente en la crisis de ansiedad, es el mayor estimulante para perfilar a -mis asesinos-.

Tengo sobre la mesa de cristal un arma. Una Colt M1911A1 . La frialdad de su cañon, y empuñar su culata, me inspira. Me pongo en la piel de esos seres despreciables a los que no le tiembla la mano, cuando empuñan una automática, cuando todos los poros de su piel, rezuman placer pensando en el hecho que están a punto de consumar o que ya han llevado a cabo.

He escrito sobre todo tipo de asesinos: los asesinos en serie, los sicarios, los kamikazes incluso sobre los asesinos Yakuzas de las mafias Japonesas, aunque mis  "asesinos favoritos" son: La mafia Siciliana; "La Cosa Nostra"; el crimen organizado y basada en los "hombres de honor", esos  JUSTICIEROS dedicados al "ejercicio autónomo de la ley". Me encanta el termino de "capo", de "apomaggiore", de "soldatto"... y ahora estoy a punto de terminar mi última novela, cuyo protagonista es un "avvogatto"; el abogado de una familia muy muy mafiosa del sur de Sicilia, ¡Pobre Ciceró! me temo que no debió morder la mano del "Sottocapo" de la familia... pero no quiero adelantar nada, si entro en crisis, lo mismo mi "avvogatto" toma las riendas de la situación, y pone a la familia Badalamenti patas arriba...

Las víctimas de mis novelas, son siempre mi madre. Mi madre es perfecta. Yo soy lo único que le ha salido "con tara", ya que todo lo demás lo ha hecho de manera impecable.

Se caso con mi padre, un brillante arquitecto Catalán. Ella, venía de una familia burguesa venida a menos y su único propósito era cazar a un hombre que le permitiera llevar una vida cómoda con una elegante casa y un apartamento en la Costa Brava. Mi padre, cayó en sus redes como un ratoncillo cae en una trampa tras ser embaucado por un trozo de Camembert.

Su belleza, la sonrisa perfecta y la conversacion ligera y divertida, consiguieron cautivar a un hombre inteligente pero con las hormonas de un semental. Sus relaciones sexuales, debieron ser siempre muy satisfactorias, ademas de fructiferas, porque en tres años, nacimos mis hermanos y yo.

Mi padre murió en la cama, imagino que tras una noche de desenfreno y ella heredo la casa familiar de Montserrat, los pisos de Madrid y el apartamento en Sitges.

Desde que murió papá, mi madre se dedicó a viajar, a sus clases de padle, y a las partidas de bridge en el club. Ya se ha quitado varias veces alguna que otra arruga y tiene una talla 100 de sujetador. No hay una frase que la haga mas feliz que escuchar que parecemos hermanas.


Odio a mi madre. ¡Ojalá se muera!

    y como eso no esta en mi manos, la convierto en las víctimas de mis asesinos.

Mis hermanos son perfectos. Llevan adelante la empresa de mi padre y a pesar de la crisis, funciona como un reloj suizo. Están casados los dos, pero todavia no son padres. Mi madre se encarga cada Navidad de quitarles la idea de darle nietos, le parece horrible que la llamen abuela y adelanta que si eso sucediera, automáticamente desheredaría a mis hermanos. (A mi no me amenaza, no le cabe en la cabeza la posibilidad de que yo pudiera llegar a ser madre; una pobre desequilibrada, enclenque y que escribe basura.) Me encanta cuando entra en el despacho y la apunto con la Colt , se queda lívida y me grita:

-¡Guarda inmediatamente ese arma, ¡insensata! ¡Un día, vamos a tener un disgusto! ¿No podrías inspirarte con música clásica? Vete unos días a la playa , hija, y a ver si allí terminas tu novela tranquilamente... 

Yo me iría, ¡de verdad! ¡me encanta el mar! Pero no descarto la opción de llevar a cabo mi mas acariciado sueño: descargar toda la munición de mi pistola, sobre mi madre cualquier día de los que entra embutida en sus mallas de aerobic al despacho a tocarme las narices. La sombra de terror en sus ojos, es muy inspiradora para mi, por eso no puedo matarla, si lo hiciera, estaría acabada como escritora de novela negra.

Tengo un psicólogo desde hace años. No ha conseguido librarme de mis paranoias pero es muy bueno en la cama y ademas, mi madre le odia porque no mejoro y es muy caro. La escena lleva años repitiéndose: viene una vez por semana a casa, hablamos diez o quince minutos de mis neuras, tomamos una copa y subimos a mi habitación. A las dos horas se va. La factura llega puntualmente a mi madre cada mes: dos horas y quince minutos a la semana, por cuatro semanas al mes hace un total de nueve horas que multiplicadas por 100€ la hora, (incluye, desplazamientos e IVA) dan un total de 900€ al mes en loquero.

-Y lo peor es que: la niña no mejora... 

Pero eso no es completamente cierto: la particular terapia de Eduardo, ha hecho milagros en mi, aunque sigo con mi agorafobia a tope. Él con sus miradas lascivas ha conseguido subirme la autoestima (ya que llevo toda la vida oyendo que soy el "patito feo" de la casa, que me moriré solterona y que lo haré virgen). Eduardo adora mi cuerpo delgado, le entusiasma mi espalda, y sobre todo mis clavículas , dice que son SOBRESALIENTES, y  que nadie le besa como yo.

Yo no estoy segura de casi nada, pero tengo intuiciones. De ellas me alimento y alimento mis obras, e intuyo que me queda poco... Queda poco para curarme y entonces me temo que me quedare seca de ideas y que ya no necesitare el miedo en los ojos de mi madre.

Yo me he dedicado a escribir  asesinatos desde que era pequeña, tal vez por eso, nunca he tenido amigos. Consideraban que era una niña siniestra y nadie quería compartir ni juegos ni tiempo conmigo.

¡Si me curo, estoy acabada! 

Creo que me voy a curar porque tengo unas ganas tremendas de salir de casa y eso nunca me había pasado antes. La culpa fue de un video en la MTV. No era gran cosa; unos raperos de pantalones caídos bailando con una ciudad de fondo y con una rubia de bote desafinando como una condenada. También había un halcón sobrevolando la ciudad, pero no se por qué, me permitió, y por primera vez , ver el mundo de otra manera.

Los caminos de la mente humana, ¡¡¡SON INEXCRUTABLES!!! 

Un pequeño resorte, un pequeño estímulo y hace que todo cambie...

Voy a intentarlo. He llamado a un taxi y voy a ver que pasa... 

Ha ido bien. 
Me ha gustado la sensación. 
Me ha gustado mucho. 
Mañana voy a repetir. 

Ya llevo diez días saliendo. Nadie lo sabe porque aprovecho cuando no esta mi madre y algunos días, después de irse Eduardo. He conocido gente y me he comprado un teléfono móvil . Noto que estoy cambiando que no necesito escribir como antes, e incluso, no odio tanto a mi madre. Hoy en el desayuno, incluso la toqué el hombro.

Después de tres meses, voy a dar el gran salto; he ido a un centro comercial y he entrado en una librería. He buscado mis libros y he comprado dos.

Voy a decirle a Edu que ya no le necesito ( al menos como psicólogo, aunque no me importa seguir con él como amante, eso si, sin pagar). Me ha dicho que vale, y esta noche cenamos fuera y luego iremos a su casa a tomar una copa. Es la primera vez que soy feliz (o eso creo). Mi madre no da crédito a lo que ha pasado y atribuye el mérito a la terapia. Cada día se lleva mejor con Eduardo. ahora que no es mi psicólogo.

Mi agente me presiona para terminar la novela pero hace meses que no escribo una letra y también hace meses que no acaricio la Colt, prefiero tocar algo mas cálido, por ejemplo, el cuerpo desnudo de Edu; él, siempre está caliente, siempre.

No pueden ir mejor las cosas. Mi relación con Edu, se consolida y de vez en cuando voy a jugar al padel con mi madre. Colaboro en una asociación de padres, impartiendo un taller de cuenta cuentos. Me siento cómoda entre la gente, mis miedos van desapareciendo y encuentro seguridad en mi misma.

El 13 de noviembre, va a ser una fecha difícil de olvidar. Llegué a casa antes de lo previsto y encontré a Edu y a mi madre en el salón. Hablaban en susurros y no se percataron de mi presencia. Empezaron a acariciarse y en pocos segundos se fundían en un largo y apasionado beso. No lo pensé. Me dirigí a mi despacho y cogí entre mis manos la pistola. Estaba fría, no recordaba que pesara tanto. Comprobé el cargador y me dirigí con paso firme al salón. Entré despacio. Ellos estaban en el sillón, dando rienda suelta a su pasión, y no se dieron cuenta que me acercaba a ellos.


Miré a mi madre y su mirada al cruzarse con la mia se congeló y pude atrapar el terror que se dibujó en sus ojos, y del que me alimentaría para seguir escribiendo durante los próximos 30 años, en los que estoy recluida en prisión por doble asesinato.







sábado, 26 de noviembre de 2011

Otra vez!


"El hombre, y por supuesto, la mujer, 
es el único animal 
que tropieza dos veces en la misma piedra"
Doy fe.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Imaginando, se va a Roma...¿o no?

Está claro que hay un momento en la vida de todos, que marca un antes y un después. Un punto de inflexión en el que empiezas a ver la vida de otra manera. En mi caso creo que llegó con "cierto retraso", se hizo esperar... pero finalmente llegó y todo saltó por los aires.

Llegó un momento que era la imaginación la que gobernaba mi tiempo, mi cabeza, y en algunos momentos, hasta dirigía mis planes. A todo le "sacaba punta", todo lo aliñaba con -salsa de imaginación-, todo lo mediocre se convertía en especial, me convertí en "bipolar"... ya que es difícil después de pasar tantas horas IMAGINANDO, volver a vivir en la normalidad y manejarme en el mundo de "los mortales", teniendo que aceptar los finales que en la vida real,  no son TAN FELICES como a mi me gustaba imaginar, y sobre todo, era difícil para mi, darme de frente con la miseria humana, el egoísmo, la insolidaridad y la injusticia que nos envuelve.


Uno de mis mayores desengaños fue encontrarme con uno de mis "iconos" escritores.  Si, encontrarme en persona y ver que poco o nada tenía que ver con lo que escribía . Siempre he tenido dificultad para distinguir la persona del personaje, y me es difícil cortar "quirúrgicamente" la forma de comportarse de un autor, con su forma de crear, ya sea escribiendo, actuando ante las cámaras o componiendo. Y es que aunque soy mayor, no  puedo entender ser tan cordial como personaje y tan mala gente como persona.

No pido imposibles, yo también soy "personaje "y persona.

Hoy no estoy inspirada. Yo escribo del tirón, sin mirar atrás, sin corregir y lo siento, pero hoy, no doy para más. Nunca me ha gustado eso de que cualquier tiempo pasado fué mejor , simplemente, creo que con el paso del tiempo, los recuerdos se dulcifican y que nuestra prodigiosa mente, prefiere olvidar lo malo y quedarse con lo bueno (al menos una mente sana que se defiende como puede del sufrimiento, que entre otras cosas, ya no tiene arreglo; lo pasado, pasado está.)

El día a día está lleno de decisiones, algunas muy importantes que marcan el resto de tu vida, otras que solo modifican levemente un momento, un día o como mucho una temporada más o menos larga de la vida y yo he tomado decisiones de las que me arrepiento, (no soporto a los que dicen que ¡no se arrepienten de nada!) Yo si estoy arrepentida, sobre todo de perder el tiempo, ya que el TIEMPO es lo único valioso que tengo, y pasa, y no se puede redimir, y odio perderlo o que me lo roben. Han pasado muchos años desde que nací y han pasado rápido y yo soy de hacer balances, de reflexionar sobre lo conseguido y lo que no... y hoy, al menos, no me salen las cuentas, a pesar de que ha amanecido un precioso día de otoño, en Madrid, lleno de luz y  con grandes alternativas por delante.

He tardado exactamente 6:26 minutos en "vomitar" lo que acabas de leer... y creo que me voy a arrepentir de darle a "publicar" sin re-leerlo, así que ahí tengo, otro motivo de arrepentimiento. ¡Hala!, otro para la colección.






jueves, 17 de noviembre de 2011

¿Se puede vivir liviano?

La clave era la IMAGINACIÓN...


Imaginar personajes, tramas, desenlaces... pero sobre todo imaginar personas...

Personas que a diario se pasaban por una dirección web para devorar lo que había salido de tu cabeza (...y a veces hasta de tu corazón). Venían la mayoría de ellas con palabras amables, aunque algunas veces con dardos y los más sutiles con bombones de licor envenenados...

También tocaba el papel de "alter" y allí estaba yo, a veces en pijama, con café en mano a las 6 o las 7 de la mañana, sin pestañear ante textos de los trasnochadores, a veces en silencio (siempre, el respeto lo primero, aunque no fuesen santo de mi devoción) y en la mayoría de las ocasiones con ojos de niña, admirando, riendo y llorando las emociones que de manera magistral, dejaban mis compañeros -como niños abandonados a su suerte en la puerta de un portal- , para mi deleite, y en alguna que otra ocasión, también... para alimentar su EGO...

Pues ya teníamos la "formula mágica" para la comunicación!!! Teníamos de todo!!! Ego, Alter, mensajes, códigos y un contexto PERFECTO: la pasión por escribir y...ser leído.

No se cuando el mensaje empezó a llegarme "envenenado"... Tal vez fui yo la que empezó todo, creando unas expectativas que desbordaban la realidad... Tal vez me pedían más de lo que yo podía dar, tal vez yo quería dar más de lo que tenía y me negaba a ver mis limitaciones...

Imaginación: si, a veces "desbordada" y que acudía a mi en forma de sueño, otras simplemente disfrazaba un poquito mi realidad, quitando lo que no era tan interesante del día a día. Lo que no tenía color, era coloreado de inmediato con una paleta de ricos colores, obteniendo un resultado¡ fantástico ! : 

un sueño...hecho realidad.

¿Lo mejor? El reto diario que era dar la talla; creando y encajando en el papel de soñadora a la altura de las circunstancias. Ser capaz de dar la talla delante de uno mismo a diario, es uno de los mayores retos que se me presentaban y no se cómo, pero yo sacaba nota... y el VÉRTIGO... : el vértigo en el estómago que daba "pasar el examen" cada día... una especie de sadomasoquismo en el que duele pero disfrutas...

disfrutas mucho...

¿Otra ventaja/inconveniente?: Las personas; que van en gama de lo mejor, pasando por ni fu ni fa hasta llegar a lo peor....

Las personas siempre han sido LO MAS IMPORTANTE de mi vida y en este "mundo raro/virtual", era difícil distinguir entre la persona y el personaje que se ocultaba tras la autoría de un texto, y creo que ahí o fui torpe, me equivoqué mucho...pequé de ingenua y me la metieron transversal...

Confiar y recibir una bofetada, duele (sobre todo cuando es inesperada), y de esas recibí unas cuantas... pero seguí adelante porque esto no era un combate, era LITERATURA, era escribir y disfrutar leyendo, así que esas pequeñas interferencias (que forman también parte de la comunicación, lo queramos o no) también hicieron acto de presencia y fueron mellando mi persona y mi personaje....

Las dependencias no son buenas... y menos para una REBELDE como yo. Ha sido de las primeras veces en mi vida que me he sentido "pillada"... pillada de forma consciente y consentida y llegó un momento que me llegué a sentir casi, como una "mujer maltratada" (que Dios y las mujeres maltratadas me perdonen por la comparación...) 

Llegó un momento en el que los sinsabores superaban al "vértigo" y de alguna manera y tras varios intentos, cambios de piel, y cambios de registro había que marcharse, sin más oportunidades, pero también sin reproches.

¿Enamorada? ¡Sin duda! puedo confesar que hasta me convertí en -"lesbiana"(literariamente hablando...)-, me explico: mi amor por la manera de expresarse de más de una me cautivó de tal manera que pensaba en ella, le ponía cara, me imaginaba "encuentros" en cafés de París, la veía como compañera de viajes por el mundo en los que yo siempre callada miraba con ojos de niña la manera de moverse, hablar, y plasmar con palabras un paisaje, o su descripción de una persona con la nitidez del que pinta un cuadro de manera magistral. 

Me corrijo, no me convertí en lesbiana-literaria, si no en bi-sexual, ya que era capaz de enamorarme por igual de hombres y mujeres (aunque he de confesar que mi yo heterosexual, siempre ganaba la batalla, ya que siempre EL HOMBRE, me enamoraba no solo con sus palabras. Algunos fueron capaces de enamorarme "virtualmente" con su aroma, sus besos y ... su mirada.)

Si, confieso que hubo miradas de hombres que consiguieron sonrojarme... En público y de forma privada, me arrancaron algún que otro suspiro y más de una vez, tuve la tentación de salir de lo virtual y meterme en la cama de "Lo Mónaco" con alguno de ellos... aunque finalmente...no llegó la sangre al río... (muy a mi pesar y a las circunstancias que no me fueron propicias y a día de hoy le doy gracias al cielo porque no encartaron las cosas...) Pero ese es otro capítulo del que si yo ahora fuese la que fui... daría mucho, mucho juego para uno de esos días cargados de "erotismo en las arenas...."

Quiero centrarme para concluir en uno de las personas/ personajes que más tensión sexual no resuelta, se cruzó en mi camino, y que incluso a día de hoy, sigue sin resolverse (al menos como yo quisiera que se resolviera....) Una persona disfrazada de "personaje" que me hacía reír a carcajadas, y también llorar ante sus textos. Alguién separado en la distancia física y emocional., alguién que se había pasado media vida sufriendo y la otra media luchando por ser mínimamente feliz...

Eramos muy diferentes. Yo siempre he tenido muy fácil mi vida (él diría con su perfecto dominio de la lengua, que: "había nacido con una flor en el culo") y él siempre había tenido que buscarse la vida para sonreír de medio lado... Nos separaban los kilómetros, ese "hijo" que nos tiene cautivados y un amor en casa que nos llena la vida pero que, afortunadamente podemos seguir mirando con ojos de deseo -a otros- con los que nos cruzamos en la vida.

Esa persona/personaje, me quitaba el aliento y hasta el sueño... y llegó un momento en el que había que salir corriendo o apostar por perder la cabeza y el sentido. La cobardía venció (pocas veces me ha vencido) pero esta vez venció, llevándose por delante el riesgo, la pasión y...las letras.

¿Tiempos felices? Tal vez...los hubo, pero ahora el cristal está empañado y no lo veo con claridad... La añoranza me puede, la nostalgia y el fracaso de lo que pudo llegar a ser y no fue... 

(continuará... creo)

miércoles, 16 de noviembre de 2011

16 de Noviembre 2011

Hace mucho que no escribo algo nuevo.

Mucho.

Escribir en determinadas etapas de mi vida, se convirtió en una NECESIDAD, casi tan imperiosa como respirar, o comer. Pero hace tiempo que no me apetece.

En mi tarea de recopilar diferentes textos escritos en años anteriores, casi no puedo creer que ciertas historias o reflexiones hayan salido de mi cabeza, que sea capaz de ser tan creativa (eso no quiere decir, que mis textos tengan relativa calidad literaria, simplemente me parece que tengo más fantasía de lo que hoy sería incapaz de imaginar...)

Creo que escribir es como el ejercicio físico. Los que no han nacido con el privilegio de tener un cuerpo 10, no tienen más remedio que matarse a diario por tener cuerpos "Danone". Sin embargo hay "privilegiados que nacen delgados, guapos, sanos y con poco o ningún esfuerzo, se mantienen en "perfecto estado de revista"...  Con la escritura pasa un poco lo mismo; hay gente con "DON" y otros tiene que entrenarse a diario, y retorcer su "par" de neuronas para sacar algo más o menos legible. En ese grupo estoy yo.

He comprobado que si me siento enfrente de una página en blanco y si me disciplino, soy capaz de sacar algunas cosas de mi seco cerebro, pero justo, estoy en un momento de mi vida, en el que no me apetece nada retorcer neuronas, ni brazos a nadie, que disfruto más leyendo a los que lo hacen bien, a intentar arañar algo creativo a mi cerebro (¿cómo dije antes? ah si! -mi seco cerebro-)

¿Me obligo o no me obligo? 
That´s is the questión...

Pero ¿me obligo a qué? a ¿disciplinarme escribiendo? ¿a correr 10 Km diarios? ¿a tener mi casa como la patena? ¿a ser buena hija, esposa, madre, amiga? ¿a retomar mis estudios? ¿a buscar trabajo? ¿a salir a comer para cumplir los mil compromisos pendientes? ¿a retomar mi vida "espiritual"?

La apatía me tiene enganchada. Dejo para -otro día- mis compromisos y hasta mis responsabilidades... No me gusto, no me gusto NADA en la actualidad.

He escrito más de una vez que lo peor es defraudarse a uno mismo, y creo que estoy a punto de cruzar esa línea...

Me sabe mal ¿publicar? lo que acabo de escribir, porque casi, no me reconozco en estas líneas. Yo siempre he sido de "carácter" optimista, de ver el vaso medio lleno a pesar de las circunstancias, de tener ESPERANZA y fe en que puedo conseguir todo lo que me proponga. Siempre he pensado que lo mejor está por llegar.

Quiero pensar que solo es una etapa más, que pasará, que solo necesito un poco de tiempo y un ligero empujoncito, para ser la que era y salir de esta especie de "letargo" en el que me siento atrapada.


martes, 15 de noviembre de 2011

Garcia Lorca, habla por mi boca...

"Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosa irrealizable,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarte."

No se si estoy triste porque llueve, o llueve porque estoy triste y el cielo me acompaña...

Imagino, que después de la tempestad, viene la calma a mi vida. 
Después de unas semanas de prisas, trabajo, falta de sueño, viajes... quedarme parada me resulta 
extraño,
me produce dolor de cabeza.

"¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,
la que llorosa y triste sobre las cosas caes!"


¿Es la lluvia la "excusa" para explicar mi decaimiento?


"La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de un mañana imposible
con la inquietud cercana del color de la carne. "

Cualquier día de estos me levantaré y puede que empiece a entenderme...
Mientras tanto leo a García Lorca y le dejo que me explique lo que me pasa y que hable por mi...

"El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentagrama sin clave. 
"


Image and video
hosting by TinyPic



El libro de la vida... y de la muerte


¡IMPRESCINDIBLE escuchar  la música mientras lees el texto el texto!


La familia Mac Cárthaigh fue desmoronándose tras la muerte de Andrew, el ultimo hijo de Aidan y Deirdre.


Una desafortunada epidemia de cólera terminó con los tres hijos de la familia.

Fueron tiempos difíciles. 

Enfermedades, hambruna, y nostalgia de tiempos mejores hicieron que el matrimonio pasara largas veladas ante la luz de una vela en silencio, sin mirarse, esperando...
SUPLICANDO que la muerte vuelva a llamar a su puerta...

Pero todavía está en blanco la página de sus muertes en el libro de la vida...

Image and video hosting by TinyPic

***
Ahora, 
te ruego que continues esta historia en tu imaginación 
hasta que termine la música...

GRACIAS.

¿Simple..o...sencilla?

No me complico la vida.

A lo mejor es que reflexiono poco o me limito a vivir no centrando tanto la mirada en lo que hay detrás de las cosas,  ni haciendome tantas preguntas.
No miro excesivamente al pasado, ni tampoco me preocupo demasiado por el futuro sino más bien intento exprimir el presente

Me limito a vivir la vida, 

a sonreir sin preguntarme si hay algo oculto, o si existe una doble intención en las personas que me rodean.
Prefiero confiar, he decidido que es mejor otorgar el beneficio de la duda que juzgar de antemano.

Nunca sonrio por cumplir, sonrio porque estoy alegre, porque amplifico lo bueno que me pasa a mi y a los que me rodean,
y si no es así,
pues directamente, no sonrio.


Con las lágrimas me ocurre igual.
No lloro sino es estrictamente necesario que lo haga,
si no hay un motivo de peso para hacerlo,
y desde luego, no soy una plañidera de nadie,
si lloro, es porque quién tengo al lado sufre y , lo siento.

Nada más, todo sencillamente...
Que la verdad lo ocupe todo.

Intento no  actuar, intento vivir.

Cemento, gravilla y pasión...

El sol caía sobre su bronceado cuerpo...
Grandes y saladas gotas de sudor recorrían su piel curtida, firme, suave...


Trabajar frente al mar, de alguna manera hacía más llevadero estar 8 horas al día cargando materiales de construcción, sacos de cemento, gravilla...

Era inevitable que las mujeres de cualquier edad le miraran cuando pasaban a su lado camino de la playa. Los codazos, risas nerviosas, guiños entre madres e hijas y amigas, formaba parte de su día a día, y desde luego conseguían arrancarle una encantadora sonrisa, que ¡ las volvía locas! y les hacía perder la cabeza solo imaginando lo que podría ser si él quisiera...

Pero Miguel continuaba con la vista fija en el mar, en sus sueños y planeando su vida cuando el reloj marcase las 6 de la tarde y pudiese desprenderse de su mono de trabajo y zambullirse en el agua dejando atras su jornada de durísimo trabajo.

Atraído por una fuerza irresistible levantó su mirada del suelo, miró hacia el chiringuito de la playa, y lo vió detras de la barra...

En aquel mismo instante supo que jamás había tenido un deseo tan ardiente por nada ni por nadie... su temperatura corporal casí marcaba los 40º y el corazón se le salía del pecho.

Dejó sobre el asfalto el saco de yeso que portaba y sin dudarlo y a grandes zancadas, casi corriendo, se acercó hasta la barra, des-oyendo las voces de sus compañeros que le alertaban a que parase, ya que intuían lo que estaba a punto de hacer... pero es que ni la mujer más deseable del mundo había llamado nunca tanto su atención, núnca se había desbordado tanto en él su pasión, su deseo...y esa NECESIDAD... pujante que le atenazaba.

No podía pensar.
No quería medir las consecuencias de lo que iba a hacer,
pero sabía que una atracción superior a la razón le atraía hacia

ÉL.

¿Qué le estaba pasando?

Sabía que no podía abandonar su trabajo, que el jefe de obra tenía terminantemente prohibido poner un pié el la cálida y blanca arena de la playa, pero la atracción que sintió por él, fué mucho más fuerte que cualquier medida disciplinaria.

Le atraía, le atraía como un imán. 
Deseaba acercarse y poner su lengua sobre él
fundirse con su contacto...

Ignoró las miradas de todo el mundo cuando movido por la pasión, saltó agilmente la barra del bar, se acercó hacia él con la mirada encendida, lo tomó en sus manos y sus labios hambrientos y encendidos por la pasión, devoraron aquel...
cubito de hielo...

Tal vez mi camino...no sea tu camino...

Ten cuidado con lo que deseas...

¿No has asesinado nunca con la mirada?
¿Nunca has mirado por el retrovisor y has visto al tío o la tía más buen@ del mundo y has querido frenar en seco y que se empotre contra ti y así tener la excusa perfecta para pedirle el teléfono?
Y a veces... ¿no has querido salir de casa y deseado desaparecer sin dar explicaciones?
Y ¿No has visto a alguien y has deseado vivir una tarde de pasión desenfrenada con él?
¿Has sentido alguna vez que te desnudaban con la mirada?
¿No has soñado con vivir en una de esas casas con grandisimas cocinas que salen en las casas americanas?
¿No querrias estar ahora junto a una piscina de agua transparente en una confortable tumbona oyendo música?
¿No has querido que un beso no terminara nunca?
¿Qué nunca amaneciera?
¿Qué se detuviera el tiempo?
¿Qué te trague la tierra? o mejor...¿Qué se trague a tu jefe?
 Pues ten cuidado... porque podría pasar...

Wand Pictures, Images and Photos

Un "guiño" para Miguel Delibes, con cariño, y mucho respeto.



"Cinco horas con Mario" 
Es una novela de Delibes publicada en 1.966 
y se basa principalmente en el monólogo de 
Carmen Sotillos, "Menchu", la esposa de Mario 
que acaba de fallecer y que durante su velatorio 
hace un recorrido por su vida en común.
Cada capítulo comienza con una cita  
que Menchu lee en La Biblia subrayada de su marido.

"y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."Juan 8.32

Era una sensación curiosa cuando empezó, pero luego consiguió asfixiarme.
Al principio sentía un vago estado de conciencia, pero a medida que pasaban los minutos podía ver y oír a la perfección todo lo que estaba sucediendo a mí alrededor y no daba crédito cuando el incompetente de Luis, el médico, certificó mi defunción.
Total, porque estaba un poco pálido y el pulso me marchaba lento, además nunca tuve la mirada muy vivaz , (salvo en las contadas ocasiones que el abundante pecho de Menchu se balanceaba intentando llamar mi atención...)
"Tus dos pechos, como gemelos de gacela, 
que se apacientan entre lirios." Cantar de los Cantares 4.5
Pero no podía traicionarme a mí mismo, ¡NO! después de toda una vida intentando vivir en "el Espíritu" más que en "la carne"y aunque Menchu se tomara a mal mi aparente indiferencia en la noche de bodas. Era una cuestión de principios, un ejercicio de contención a "los deseos de la carne", a los que no estaba dispuesto a sucumbir...
"Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. 
Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis." Gálatas 5.16-17
Lo más difícil de la CATALEPSIA no ha sido la incomodidad de la rigidez ni de pasar tantas horas en la misma posición, ni siquiera soportar el picor en la entrepierna, sino aguantar tantas horas a Menchu -zuñe que zuñe- con reproches, quejas y más quejas sobre esto y aquello...
¡Madre mía, qué mujer tan cansina!
¡Y la que ha cogido con el coche!
¡Parece que era lo único que le importaba en esta vida!

Pero ella ya sabía de mis principios de austeridad y mis gustos proletarios. No estaba dispuesto a soportar los inconvenientes y derroches de tener un vehículo, la bicicleta era para mi un medio de transporte ideal, económico, y que encajaba perfectamente con mi perfil de "idealista- progresista" aunque ella me tachara constantemente de -poco práctico-, además si el coche era lo más importante para ella que se hubiera casado con "su Paco y con su coche" tan curtido él, con sus canitas que parecía un actor, su gran vozarrón, su ancha espalda, tan varonil, tan trabajador, con esos ojitos "verde extraño", entre de agua de piscina y de gato...
"Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas" Mateo 6.33
Ha sido un auténtico infierno ver los "paripés" de los amigos y de la familia,
¡que exageraos!
si no me han apreciado en la vida y vienen a llorar mi "aparente muerte"
Daba penita ver a mis hermanos, sobre todo a Charo, tan feílla ella, menos mal que mi hermano Jose María (el más guapo de los tres, añadía un interesante toque de color y belleza a ésta insoportable situación, sobre todo por sus preciosos ojos verdes con el borde amarillo que le daban ese aspecto tan felino...), y menos mal que mi hermano Elviro, -que en paz descanse-, no estaba para avergonzarse del escándalo que su "señora esposa" ha organizado al verme muerto, bueno...
casi muerto...
no hubiera podido aguantar ese espectáculo, él, que hasta un golpe de viento parecía que le fuera a tronchar, tan encorvadito y miope. Formaban una extraña pareja, él tan frágil y ella tan"marimacho" y con tantas ganitas de aparentar.
Los que si me han dado pena han sido mis hijos: Mario, Menchu, Álvaro, Borja y Aránzazu, ahora les queda aguantar a su madre, aunque ellos no tienen ni mucho menos, la misma adoración ciega por ella que -mi santa esposa-, le tenía a "su mamá", tan señorona, y elegante, con esas ideas tan retrógradas de que a las chicas les bastaba saber pisar, mirar y sonreír  para triunfar en la vida y con ese ojo clínico capaz de catalogar a cualquier individuo. ¡Pobrecillos! No les arriendo las ganancias...
Honra a tu padre y a tu madre" Deuteronomio 5.16
Ahora apremiaba pensar con rapidez como salir de ese "traje de madera" antes de que fuera demasiado tarde, pero sin que nadie se percatara... Desaparecer para siempre, irse lejos y podría hacer muchos de sus sueños realidad sin la pesada carga de aguantar a su familia, aunque desde luego echaría de menos las charlas y debates con sus amigos: Mogano, Arastegui, Higinio Oryazum y Don Nicolás, y tal vez nunca podría ver llevados a cabo sus cambios en la estructuración de la sociedad, para terminar con la pobreza.
"Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo:Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz." Marcos 10.21
 No había tiempo que perder...además, parece que la mano derecha empezaba a responderle justo en el momento que la tapa del ataúd se cernía sobre él...
Cuando el féretro entró en el coche, ya había recuperado la movilidad en las piernas. Después de unas cuantas flexiones en las extremidades, ya tenía la fuerza para destapar la caja de pino, así que si aprovechaba el primer semáforo en verde...
Comenzaría el resto de su vida y... de su ansiada libertad...

"Porque el que ha muerto, queda libre de pecado..." Romanos 6.7