Aviso por correo

domingo, 13 de noviembre de 2011

Plegaria...¿equivocada...?


Ya ni recordaba los años que llevaba dentro de una piscina… Era la favorita del equipo de natación. Sus tiempos eran prometedores y un sueño rondaba por la cabeza de todos:  
EL ORO OLIMPICO.

Entrenaba más de 8 horas cada día, arañando segundos al cronómetro junto con una súplica a San Judas Tadeo: "Patrón de “los imposibles”:

-Quiero ser como un pez, quiero ser como un pez…
-quiero ser como un pez
-quiero ser como un pez
-quiero ser como un pez
-quiero ser como un pez…

Y allí estaba, ocupando el cuarto “carril” en la piscina olímpica… Los 100 metros “mariposa” estaban por delante…

-quiero ser como un pez
-quiero ser como un pez
-quiero ser como un pez…

Todo fue muy rápido. En 30 segundos y 28 décimas tocaba el borde de la piscina, mientras sus compañeras, estaban a más de 30 metros de la meta… Record del mundo ABSOLUTO!
¡Jamás un ser humano había alcanzado esa marca! 

¡¡¡ Lo había conseguido!!! GRACIAS; San Judas Tadeo!!! GRACIAS!!!

Al intentar salir de la piscina, comprobó que sus piernas… ¡¡¡ HABÍAN DESAPARECIDO!!! y en su lugar, lucía una impresionante cola de pez vela.



 MALDICIÓN!!! Sus plegarias habían sido escuchadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario