Aviso por correo

martes, 15 de noviembre de 2011

Cemento, gravilla y pasión...

El sol caía sobre su bronceado cuerpo...
Grandes y saladas gotas de sudor recorrían su piel curtida, firme, suave...


Trabajar frente al mar, de alguna manera hacía más llevadero estar 8 horas al día cargando materiales de construcción, sacos de cemento, gravilla...

Era inevitable que las mujeres de cualquier edad le miraran cuando pasaban a su lado camino de la playa. Los codazos, risas nerviosas, guiños entre madres e hijas y amigas, formaba parte de su día a día, y desde luego conseguían arrancarle una encantadora sonrisa, que ¡ las volvía locas! y les hacía perder la cabeza solo imaginando lo que podría ser si él quisiera...

Pero Miguel continuaba con la vista fija en el mar, en sus sueños y planeando su vida cuando el reloj marcase las 6 de la tarde y pudiese desprenderse de su mono de trabajo y zambullirse en el agua dejando atras su jornada de durísimo trabajo.

Atraído por una fuerza irresistible levantó su mirada del suelo, miró hacia el chiringuito de la playa, y lo vió detras de la barra...

En aquel mismo instante supo que jamás había tenido un deseo tan ardiente por nada ni por nadie... su temperatura corporal casí marcaba los 40º y el corazón se le salía del pecho.

Dejó sobre el asfalto el saco de yeso que portaba y sin dudarlo y a grandes zancadas, casi corriendo, se acercó hasta la barra, des-oyendo las voces de sus compañeros que le alertaban a que parase, ya que intuían lo que estaba a punto de hacer... pero es que ni la mujer más deseable del mundo había llamado nunca tanto su atención, núnca se había desbordado tanto en él su pasión, su deseo...y esa NECESIDAD... pujante que le atenazaba.

No podía pensar.
No quería medir las consecuencias de lo que iba a hacer,
pero sabía que una atracción superior a la razón le atraía hacia

ÉL.

¿Qué le estaba pasando?

Sabía que no podía abandonar su trabajo, que el jefe de obra tenía terminantemente prohibido poner un pié el la cálida y blanca arena de la playa, pero la atracción que sintió por él, fué mucho más fuerte que cualquier medida disciplinaria.

Le atraía, le atraía como un imán. 
Deseaba acercarse y poner su lengua sobre él
fundirse con su contacto...

Ignoró las miradas de todo el mundo cuando movido por la pasión, saltó agilmente la barra del bar, se acercó hacia él con la mirada encendida, lo tomó en sus manos y sus labios hambrientos y encendidos por la pasión, devoraron aquel...
cubito de hielo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario