Aviso por correo

jueves, 17 de noviembre de 2011

¿Se puede vivir liviano?

La clave era la IMAGINACIÓN...


Imaginar personajes, tramas, desenlaces... pero sobre todo imaginar personas...

Personas que a diario se pasaban por una dirección web para devorar lo que había salido de tu cabeza (...y a veces hasta de tu corazón). Venían la mayoría de ellas con palabras amables, aunque algunas veces con dardos y los más sutiles con bombones de licor envenenados...

También tocaba el papel de "alter" y allí estaba yo, a veces en pijama, con café en mano a las 6 o las 7 de la mañana, sin pestañear ante textos de los trasnochadores, a veces en silencio (siempre, el respeto lo primero, aunque no fuesen santo de mi devoción) y en la mayoría de las ocasiones con ojos de niña, admirando, riendo y llorando las emociones que de manera magistral, dejaban mis compañeros -como niños abandonados a su suerte en la puerta de un portal- , para mi deleite, y en alguna que otra ocasión, también... para alimentar su EGO...

Pues ya teníamos la "formula mágica" para la comunicación!!! Teníamos de todo!!! Ego, Alter, mensajes, códigos y un contexto PERFECTO: la pasión por escribir y...ser leído.

No se cuando el mensaje empezó a llegarme "envenenado"... Tal vez fui yo la que empezó todo, creando unas expectativas que desbordaban la realidad... Tal vez me pedían más de lo que yo podía dar, tal vez yo quería dar más de lo que tenía y me negaba a ver mis limitaciones...

Imaginación: si, a veces "desbordada" y que acudía a mi en forma de sueño, otras simplemente disfrazaba un poquito mi realidad, quitando lo que no era tan interesante del día a día. Lo que no tenía color, era coloreado de inmediato con una paleta de ricos colores, obteniendo un resultado¡ fantástico ! : 

un sueño...hecho realidad.

¿Lo mejor? El reto diario que era dar la talla; creando y encajando en el papel de soñadora a la altura de las circunstancias. Ser capaz de dar la talla delante de uno mismo a diario, es uno de los mayores retos que se me presentaban y no se cómo, pero yo sacaba nota... y el VÉRTIGO... : el vértigo en el estómago que daba "pasar el examen" cada día... una especie de sadomasoquismo en el que duele pero disfrutas...

disfrutas mucho...

¿Otra ventaja/inconveniente?: Las personas; que van en gama de lo mejor, pasando por ni fu ni fa hasta llegar a lo peor....

Las personas siempre han sido LO MAS IMPORTANTE de mi vida y en este "mundo raro/virtual", era difícil distinguir entre la persona y el personaje que se ocultaba tras la autoría de un texto, y creo que ahí o fui torpe, me equivoqué mucho...pequé de ingenua y me la metieron transversal...

Confiar y recibir una bofetada, duele (sobre todo cuando es inesperada), y de esas recibí unas cuantas... pero seguí adelante porque esto no era un combate, era LITERATURA, era escribir y disfrutar leyendo, así que esas pequeñas interferencias (que forman también parte de la comunicación, lo queramos o no) también hicieron acto de presencia y fueron mellando mi persona y mi personaje....

Las dependencias no son buenas... y menos para una REBELDE como yo. Ha sido de las primeras veces en mi vida que me he sentido "pillada"... pillada de forma consciente y consentida y llegó un momento que me llegué a sentir casi, como una "mujer maltratada" (que Dios y las mujeres maltratadas me perdonen por la comparación...) 

Llegó un momento en el que los sinsabores superaban al "vértigo" y de alguna manera y tras varios intentos, cambios de piel, y cambios de registro había que marcharse, sin más oportunidades, pero también sin reproches.

¿Enamorada? ¡Sin duda! puedo confesar que hasta me convertí en -"lesbiana"(literariamente hablando...)-, me explico: mi amor por la manera de expresarse de más de una me cautivó de tal manera que pensaba en ella, le ponía cara, me imaginaba "encuentros" en cafés de París, la veía como compañera de viajes por el mundo en los que yo siempre callada miraba con ojos de niña la manera de moverse, hablar, y plasmar con palabras un paisaje, o su descripción de una persona con la nitidez del que pinta un cuadro de manera magistral. 

Me corrijo, no me convertí en lesbiana-literaria, si no en bi-sexual, ya que era capaz de enamorarme por igual de hombres y mujeres (aunque he de confesar que mi yo heterosexual, siempre ganaba la batalla, ya que siempre EL HOMBRE, me enamoraba no solo con sus palabras. Algunos fueron capaces de enamorarme "virtualmente" con su aroma, sus besos y ... su mirada.)

Si, confieso que hubo miradas de hombres que consiguieron sonrojarme... En público y de forma privada, me arrancaron algún que otro suspiro y más de una vez, tuve la tentación de salir de lo virtual y meterme en la cama de "Lo Mónaco" con alguno de ellos... aunque finalmente...no llegó la sangre al río... (muy a mi pesar y a las circunstancias que no me fueron propicias y a día de hoy le doy gracias al cielo porque no encartaron las cosas...) Pero ese es otro capítulo del que si yo ahora fuese la que fui... daría mucho, mucho juego para uno de esos días cargados de "erotismo en las arenas...."

Quiero centrarme para concluir en uno de las personas/ personajes que más tensión sexual no resuelta, se cruzó en mi camino, y que incluso a día de hoy, sigue sin resolverse (al menos como yo quisiera que se resolviera....) Una persona disfrazada de "personaje" que me hacía reír a carcajadas, y también llorar ante sus textos. Alguién separado en la distancia física y emocional., alguién que se había pasado media vida sufriendo y la otra media luchando por ser mínimamente feliz...

Eramos muy diferentes. Yo siempre he tenido muy fácil mi vida (él diría con su perfecto dominio de la lengua, que: "había nacido con una flor en el culo") y él siempre había tenido que buscarse la vida para sonreír de medio lado... Nos separaban los kilómetros, ese "hijo" que nos tiene cautivados y un amor en casa que nos llena la vida pero que, afortunadamente podemos seguir mirando con ojos de deseo -a otros- con los que nos cruzamos en la vida.

Esa persona/personaje, me quitaba el aliento y hasta el sueño... y llegó un momento en el que había que salir corriendo o apostar por perder la cabeza y el sentido. La cobardía venció (pocas veces me ha vencido) pero esta vez venció, llevándose por delante el riesgo, la pasión y...las letras.

¿Tiempos felices? Tal vez...los hubo, pero ahora el cristal está empañado y no lo veo con claridad... La añoranza me puede, la nostalgia y el fracaso de lo que pudo llegar a ser y no fue... 

(continuará... creo)

2 comentarios:

  1. Hola Gema, he estado fuera unos cuántos días intentando desconectar aunque solo sea un poquito.
    Te he leído detenidamente; me gusta lo que he leído, y respecto a tu pregunta ¡Claro que se puede vivir!
    El dolor, la frustración, el engaño... forman parte de la más cotidiano de la vida, pero no debes olvidar que también forma parte de esta vida el placer, la esperanza, los sueños, el amor... depende de nosotros la elección, depende de nosotros y de la la decisión que tomemos, sobre qué lado de la estancia nos sentimos más confortables.
    De todas las experiencias (o casi todas) se extrae algo positivo, así deberías verlo y así deberías sentirlo, huye de lamentos, huye de heridas, úngete cuerpo y mente con el bálsamo de la alegría y olvídate de espejos empañados.
    Idealizamos constantemente, quizás ese sea el error más grave que cometamos aunque este resulte inevitable. ¿Quién no alimenta en sueños el placer de la felicidad? ¿Por qué sufrimos el fracaso mucho más que disfrutamos el éxito? Ojalá lo supiera, pero intuyo que casi siempre nos falta decisión, nos falta valor y nos sobra miedo para coger de la vida esas cosas que nos son ofrecidas, cosas que nos apetecen hacer pero nuestra cobardía las rechaza por puro temor o por moralidades que nos son -más o menos- impuestas.
    Sentimos necesidad de inventar, de soñar, de seducir con el corazón a quién ni siquiera conocemos porque nos cuesta amoldarnos a la vida que nos ha tocado vivir. Somos más felices en sueños aunque también más vulnerables. Al final, todo depende de lo que busquemos, todo depende de la necesidad que tengamos para vivir vidas paralelas, vidas ajenas creadas en nuestra imaginación con el único fin de obtener esa felicidad de la que carecemos.

    Estoy seguro que esta historia continuará...

    Muchos besos Gema.
    Manuel (El peso de lo liviano)

    ResponderEliminar
  2. Interesante comentario Manuel. Por una vez, tengo que discrepar contigo, (y en más de un punto de tu comentario).
    Normalmente, hago preguntas en los titulares de mis post (imagino que deformación profesional de periodista), hago preguntas, como en este caso ¿retóricas? podría llamarse así esta pregunta de "doble filo" Mi respuesta, es que NO, no se puede vivir liviano, la vida no lo permite, al menos cuando has alcanzado cierta madurez y las cargas empiezan a dejar lo liviano a un lado y a crujirte la espalda.

    Sueños, amor, placer esperanza, ¿en serio depende de nosotros? yo diría que en parte, que muchas veces no podemos elegir, nos viene dado y: son lentejas que no te dan la opción de que si quieres, las coges y si no...las dejas.
    Otra cosa es LA ACTITUD con la que enfrentas las cosas (lo de al mal tiempo, buena cara... la actitud es lo que puede hacer que una situación cambié y no sea tan cruda como se te presenta.

    Yo querido, soy radical, rebelde y no estoy orgullosa de serlo, pero soy así y ni la edad, ha podido templarme. Soy un "amplificador" y cuando soy feliz, soy la mujer mas feliz del universo, y cuándo me siento herida...soy "la dolorosa" de Julio Romero de Torres, o de Tiziano.

    Tengo que decirte algo: Antes de publicar mis sueños, mi vida real era de lo más feliz, pero eso es otra historia...

    Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar