Aviso por correo

viernes, 1 de julio de 2011

Con "TANGA" y a lo loco...

Ayer fue el día que he estado aplazando desde hace más de un mes...

Mi jefe en un alarde de "modernidad" nos regaló en navidad un "BONO
REGALO PARA UN MASAJE", en un prestigioso centro de estética.
¡¡¡ Que moderno !!! (eso es lo que él se cree...)pero os confieso que yo me vine abajo, porque llevaba el bolso GRANDE, preparado para meter el jamón de
jabugo de otros años...

Sus palabras exactas fueron:

-"Como he observado que tod@s estáis a dieta la mayor parte del año, he
pensado en un regalo muy sugerente y original...así que -¡ voilà ! : -
renovarse o morir-..." (más de un@ pensó: pues casi mejor morir. ..)


La mayoría de mis compañer@s, afirman que es una maravilla que un tío o
una tía, se pasen una hora subiendo y bajando por su espalda, muslos, brazos
y cuero cabelludo... pero mi problema, es que no me gusta que me toque un
desconocido, y menos en bolas...

-Que no, mujer, que no estás en bolas, te dan un tanga, y una toalla ...-

-Ah, claro, me dejas más tranquila...

La verdad es que no nos paramos a pensar, pero hay ciertas profesiones
con "licencia para tocar" y que están super bien vistas (ginecólogos,
urólogos, masajistas...etc), pero a mi, que no me cuenten milongas,
son "personas" que no conozco y no se si soy muy estrecha, pero no suelo
llegar a un despacho, desnudarme y permitir que me toquen ni siquiera en el
banco (aunque sea el mismísimo director de la sucursal), ni cuando tengo cita
con el tutor de mi hijo, o voy a comprar un billete de avión a una agencia de
viajes...y estos son igual de profesionales que los otros, pero eso si,
sin "licencia para tocar" ,por eso me resulta un tanto "violento" ir a un centro de
estética y que hagan conmigo lo que quieran aunque sea muy relajante...

Llego a la recepción:

-Buenos días, tengo hora para un masaje.

-Hola, ¿desea a alguien en particular de nuestro equipo de masajistas?

-No, me es indiferente, es la primera vez que vengo. (Mis compañeras me han
recomendado a Eric, dicen que tiene carita de Ángel y cuerpo de dios griego,
aunque no me han comentado que tal profesional es...)

-Muy bien, pues pase a la cabina número 3, quítese la ropa y espere unos
minutos.

-Gracias.

Es una habitación cálida, con 3 velas encendidas y huele a "algo de hierbas",
sobre la camilla hay una toalla de 20 centímetros y un tanga azul marino, la
música es New Age.
Me quito todo y me tumbo boca abajo, con la super toalla encima del culo,
(bueno de medio culo...)Se abre la puerta y dejo de respirar unos segundos...
Veo unos zuecos grandes que se aproximan y una voz, grave y susurrante...

-Hola buenos días, me llamó Daniel, ¿Estás bien?, veo que tiemblas...

-Tengo un poco de frío, -MIENTO...-

-Pues en unos minutos, empezarás a sentir calor...

Además de masajista, este chico adivina el futuro, pues solo con notar su
manos enormes en mi espalda, me sube la temperatura 5º...
Después de dos minutos mis músculos empiezan a relajarse y la sensación de
bienestar me invade... el tiempo pasa mucho mas rápidamente de lo que había
imaginado... solo cuando escucho esa voz de cadencias graves diciéndome
que me gire, me sobresalto y casi me caigo de la camilla cuando me doy la
vuelta con torpeza y el corazón saliendoseme por la boca...no abro los ojos,
prefiero no verle la cara... esta vez tardo más en relajarme...pero lo consigo y
descubro que me gusta que me toque un desconocido, eso si,
un "profesional" de la cabeza a los pies...con zuecos blancos.

Jefes que estáis leyendo este post: "regalad masajes", -no jefes- que tenéis
un cumpleaños y no sabéis que regalar: regalad masajes.

¡¡¡ Soy otra !!!, soy otra, que la que empezó a escribir... además he perdido la
vergüenza para siempre...me la dejé en la cabina nº 3, en una papelera junto
con un tanga azul...

No hay comentarios:

Publicar un comentario