Aviso por correo

martes, 24 de septiembre de 2013

Confianza, desconfianza...

Bernand Shaw decía que:
 

Es fácil, terriblemente fácil, hacer tambalear la confianza de un hombre en sí mismo. Aprovecharse de esta ventaja para conmover el espíritu de una persona es una labor diabólica...

Muy segur@ de ti mismo tienes que estar para que en estos tiempos no se tambalee tu confianza, tanto en ti mismo (si serás capaz de mantener tu trabajo, tu estabilidad sentimental, tus responsabilidades...)como en los demás (¿Me será fiel mi pareja? ¿Juzgaran a mi hijo por sus kilos de más? ¿ Me sustituirán en el trabajo por una jovencita con master e inglés fluido?...)

Conmover nuestro "espíritu" en la actualidad, no es difícil. Vivimos con una inseguridad absoluta, en nuestro presente y en nuestro futuro más cercano. El Paro, la competitividad, la precariedad en el empleo, nos atenazan, la ligereza y superficialidad a nivel de compromiso en la pareja, están a la orden del día.

 Es difícil acercarnos a las noticias de plena actualidad y no ver desahucios, personas muy cualificadas que no tienen trabajo y su futuro es realmente oscuro, violencia y falta de respeto TOTAL a la vida de los demás, y todo esto, nos afecta, nos desanima, nos crea una impotencia TERRIBLE...
¿Qué nos queda? ¿confiar? ¿desconfiar? ¿nadar? ¿guardar la ropa? ¿despreocuparnos? ¿carpe diem?

¡No debemos vivir con miedo! (y lo dice una miedosa...) 
Los años me sirven para comprobar que de las 100 cosas que temo que ocurran al día, ocurre, una o...¡ninguna! Que en vez de PRE-ocuparme, más me vale OCUPARME y no perder tanto tiempo y energía en el PRE.

¿Qué puedo hacer yo? ¿Qué puedes hacer tú? en tu situación actual, con tus recursos... ¡piensalo! y

¡HAZLO! 




No hay comentarios:

Publicar un comentario